RAZIEDDU: Un, dos, tres... te esperamos otra vez

Hay cosas en la vida que dejan huella. Cosas que ya no existen y que recordamos como si fueran de ayer. Cosas que no se sabe porqué encierran algo que nos crean cierta añoranza y apego a ellas e incluso como esta al verla, nos hacen llorar de emoción. Hoy quiero inagurar este apartado de mi web personal, “El baúl de Razieddu”, con una de esas cosas con las que crecí de la mano, que como a mí, a muchos españoles les ha dejado huella y siempre lo recordaremos con mucho cariño, con mucha nostalgia y siempre unido a una pequeña sonrisa por tan buenos ratos que nos hizo pasar.Pienso que siempre que se hable de la historia de la Televisión en España y más concretamente del canal TVE se tiene que hablar de una de sus principales huellas: Un, Dos, Tres, ... Responda otra vez.

Hace unos días en mi perfil de la red social Facebook puse como estado: “DESDE HOY, HASTA EL MARTES, FALTAN UN, DOS, TRES,...DÍAS. YA NO ES NADA. SERÁ UN PRECIOSO 24 DE ABRIL DE RECUERDOS.” Pues bien, especialmente a dos amigas esa frase las ha tenido intrigadas hasta hoy de qué sería lo que había que celebrar hoy, 24 de abril de 2012, espero cambien de opinión tras este texto de que sí hay algo que celebrar) y me pedían que dijese alguna pista para no tenerlas en ascuas tres días. Ellas no sabían que dentro de ese mensaje estaban ya leyendo una pista bastante grande, jejeje. Creo que dar pistas sobre el motivo de la celebración no podría, cualquier pincelada al aire delataría lo que había que celebrar y como Mayra en las subastas, he querido llegar hasta el final con la sorpresa. Pues bien, Soco, Celes, (especialmente a ellas) hoy se celebran 40 años del comienzo de UN, DOS, TRES, ...RESPONDA OTRA VEZ. El 24 de Abril de 1972 el gran Chicho Ibáñez Serrador iniciaba ante las cámaras el primer programa de tantos y tantos que trascurrieron después. Pienso que en aquel tiempo el gran director no imaginaba la repercusión que iba a tener su recién nacido “hijo” entre la gente. Kiko Ledgard, ya fallecido, era el pilar principal y motor del programa aquel, de toda su etapa y de la siguiente, el Presentador. Con su acento peruano daba la bienvenida a los espectadores del nuevo programa entre dos de sus secretarias, como llamaban ellos a una de “Las partes Positivas” del concurso ataviadas con traje azul y minifalda blanca, blusa blanca con lunares rojos y pañuelo a juego, con una corbata roja (emisiones posteriores fueron cambiando el vestuario). Por aquellos inicios y como habría después en las sucesivas ediciones, tenía el programa también su “Parte Negativa”, en este caso y hasta que terminó esta etapa en Abril de 1973 se encargaban de “amargar” la noche a los concursantes, recién llegados de la localidad de Tacañón del Todo: Don Cicuta y los Cicutillas. Más tarde otros personajes ocuparon este puesto: Los Tacañones (en la segunda etapa). En la tercera, cuarta y quinta etapa etapa: Las Tacañonas (las Hermanas Hurtado) se pusieron al mando para interrumpir el concurso cuando en las respuestas un concursante o no respondía bien o repetía algo al toque de campanas y bocinas y al grito de “Campana y se acabó”. En la quinta y sexta etapa hacían el papel de “la Viuda de Poco”, “La Seño” y “Mari Puri”, pero seguían siendo las mismas. En la séptima etapa, viendo que siendo tacañas no solucionaban nada....se pusieron en el otro extremo haciéndose llamar “Las Derrochonas” (sobrinas de las antiguas Tacañonas. En la octaba etapa eran Derrochonas / Neo-Tacañonas. En la novena etapa: Neo-Tacañonas, con las Tías de Las Tacañonas. En la décima y última etapa, al faltar ya una de las tres hermanas Hurtado el puesto de parte positiva lo ocupaban unos bomberos que se llamaban: Coronel McPhantom y Sargento Kowalski (5 primeros programas)/Brigada Antilibroff (resto de etapa), de la Brigada Farenheit 451.
Pienso que a lo largo de las 10 etapas tuvo buen curriculum esta sección del concurso.
Como decía la canción con la que celebraron su 20 aniversario era “un programa que a la vez eran tres”. Vamos a recordar a continuación cada una de esas tres partes. Un, Dos, Tres, ... a recordar esta vez!!!.

En primer lugar se desarrollaba el “Turno de Preguntas” de donde se sacaba el ganador para seguir la siguiente semana en el programa. En el año 1972, cuando comenzó el concurso el valor inicial de las preguntas a los concursantes era de 25 Pesetas. ¿Quién no recuerda decir por ejemplo: “Por 25 pesetas decirme nombres de provincias españolas que no terminen en “A”, por ejemplo: Madrid, un, dos tres,...responda otra vez?”. La pareja que más dinero ganase se alzaban con su banda de “campeones” y volvían, por aquella época el siguiente Lunes, a seguir ganando dinero.

Las otras dos parejas pasaban a la segunda parte del concurso: “La Eliminatoria”. Esta parte, era la más cortita en cuanto a tiempo, pero no en humor, de las tres. Como su propio nombre indica se hacía para eliminar a una de las dos parejas para elegir quién iba a la subasta de esa noche. Se hacía un juego y la pareja vencedora pasaba a la tercera parte, mientras que la pareja que perdía se iba a casa con el dinero que hubiesen ganado en el turno de preguntas o un premio de consolación.

Finalmente llegaba la tercera parte del programa: “La Subasta”. Este era el momento más esperado del programa por el humor y los nervios que encerraba. Unas veces por mandato del presentador haciendo números musicales o representaciones teatrales y otras “cuando les venía en gana” iban desfilando por el plató a lo largo de la noche distintos personajes vestidos con trajes relacionados con la temática del programa (desde el capítulo 1 al 15 no tenían historia, a partir del 16 cada noche el concurso circulaba entorno a un tema) o en otras ocasiones, estos personajes, simplemente apareciendo por las escaleras montando jaleo entre el público y se dirigían a la mesa donde se encontraba el presentador/a con los concursantes para relatar una mini historia humorística y dejar un regalo con su “tarjetita” para los concursantes. Cuando había tres regalos sobre la mesa el presentador/a los obligaba a dejar uno de los tres leyendo previamente una parte de la tarjetita que traían pegada “por algún lado”. ¿Quién no recuerda el “...hasta aquí puedo puedo leer” que empezó a decir la inolvidable Mayra Gómez Kemp (y más tarde los demás) tras la lectura de la primera parte de la tarjeta? Es una de esas frases que no se nos borrarán de la mente mientras recordemos el concurso. Tras haber escuchado el inicio de las tres tarjetas, los concursantes, tenían que dejar uno de los tres regalos y por consiguiente perdían lo que ponía en el final de la tarjeta. El premio que guardaba cada regalo, podía ser bueno, o malo, a eso también se lo jugaban. Yo personal y evidentemente prefería que se llevasen los mejores premios: dinero, el coche, una semana de vacaciones, un “apartamento en Torrevieja” (gran favor le hizo a ese pueblo el (Un, Dos, Tres)...., pero me hacía muchísima gracia cuando el premio podía ser por ejemplo 4000 cajas de cerillas, 860 fregonas, 2 sepulturas en Murcia,...o 1000 grapadoras jejeje. Aún hoy, cuando veo algún programa de Un, Dos, Tres y veo esos premios me río como el primer día (yo creo que alguno no se ha desprendido aún de tantos ejemplares que le tocaron de algún mal premio de esos, jejeje. Pienso que esas cosas eran lo que hacían diferente el concurso y aún de los de hoy.
Con el premio que ganaran...se iban a casa, fuese el que fuese.

Si recordamos hoy tras 40 años este programa será por algo, tenía una magia de enganche no solo con los que en él participaban. Allí concursaba todo el mundo, desde los propios concursantes hasta nosotros que cada Lunes o después cada Viernes lo veíamos desde casa pasando por los espectadores que en el plató se encontraban que en más de una ocasión salieron perdidos de mierda por las cosas que del “cielo” le llovian o el personaje de turno les tiraba desde las escaleras. Sin contar las veces que los propios concursantes les pedían ayuda para dejar uno u otro regalo de los que estaban en la mesa o participar en algún juego. Creo que ese era el principal secreto que tenía el programa, el que nadie se sentía aislado o un simple espectador, sino que te envolvía y te hacía participar.A continuación y en una fecha tan señalada como hoy quiero recordar a los principales presentadores y actores que nos deleitaron tantas y tantas noches y que sin su humor, labia y forma de llevar el programa no hubiese dado los frutos que dio, a saber:
En primer lugar al “Alma Mater” de todo: 
Narciso Ibáñez Serrador (Chicho). Es una alegría y una emoción verle de vez en cuando ahora en televisión. A él debemos todo. GRACIAS totalmente en mayúsculas porque sin él y sin tu inteligencia no habría habido nada de esto. Imagino que a pesar de todo lo que le han dicho con el paso del tiempo de su principal programa no se ha mentalizado que es el creador del programa estrella de toda la televisión dejando el listón muyyyy alto. Un programa que unía familias, nos hacía reir, llorar, pero sobre todo pasar noches inolvidables.Gracias.
Kiko Ledgard, al cual no conocí yo en directo presentando el programa, pero que ahora y gracias a grabaciones lo he podido ver y me parece que era un hombre estupendo.
Mayra Gómez Kemp, qué decir de la principal y más querida presentadora, que empezó como secretaria y se hizo con el mando del programa y el corazón de cuantos la veiamos. Con ella crecí, con ella me reí y la admiraba el cómo bajaba la escalera saludando a los espectadores cada noche y su forma de trabajar como decía ella “no mentir, no miento nunca pero no digo toda la verdad” a los concursantes, Recordar cómo tiraba la tarjeta al público con las palabras “Tarjetita por aquí”. Un fuerte abrazo desde aquí y deseo todo lo mejor en la lucha que tiene ahora nueva y desgraciadamente: de este concurso en el que está participando saldrá vencedora y ganará nuevamente la subasta. Fuerza Mayra.
Tras ella el ya fallecido 
Jordi Estadella y su compañera Miryam Díaz Aroca. Gracias por esas dos etapas que estuvisteis allí. José María Bachs y Luis Roderas. Gracias también a vosotros.
Las Secretarias. Guapísimas, majísimas y, como no, listísimas por llevar cada noche la contabilidad de preguntas y ganancias de los concursantes. Buenas cantera de presentadoras actrices y otros puestos ha dado este concurso posteriormente a TVE y otros canales. (Nina, Lidia Bosch,...)
Tras ellas a las 
Hermanas Hurtado y sus antecesores Tacañones. A pesar de ser “las malas de la película” os queremos y os tenemos un sitio reservado en nuestro corazón a las tres. Gracias por todo y un saludo a Tacañón del Todo.
Los personajes que nos contaban chistes o historias y que nos dejaba cada uno un sello personal con frases como “..porqué será...y eso duele...” 
La Bombi; o la archifamosa pregunta de ¿Cómo estaba la plaza?, y su siempre despedida: veintidó, veintidó, ventidó, veintidó veintidó, de los toreros más famosos del concurso: El dúo SacapuntasAntonio Ozores con su “.....emumiemunanmeeeee.....y eso no se hace, caca”. Otros personajes como: Juan Tamarit, Gila, Martes y Trece, Eugenio, Andrés Pajares, Joe Rígoli, Tip y Coll, Los Morancos, Rafaela Aparicio, Cruz y Raya, La Trinca, Pepe Viyuela, Luisa Martín, Silvia Abascal, Rosario Pardo, Llum Barrera, Guix i Murga o Eduardo Aldán que nos hicieron reír sin parar cada vez que aparecian contando chistes, adivinanzas o historias. A todos ellos también gracias. últimos recuerdos de quienes veiamos cada noche a traves del televisor quiero que sean para nuestras queridas mascotas, aunque dibujos animados eran para el público como otros actores más de carne y hueso: “Botilde”, la vieja bota, “El Chollo y El Antichollo”, mascotas positiva y negativa respectivamente como lo fueron tras ellas “El Boom y El Crack” y no podemos dejar de mencionar a la estrella de todas ellas: “Ruperta”, la calabaza. Se trataba de una mascota negativa que llegó en el 76, todavía sin nombre (seguían llamándola simplemente "la calabaza", a pesar de que ya tenía rostro), aunque en pocas semanas se hizo famosa y significaba que los concursantes se iban a casa con las manos vacías.
Sin embargo, no siempre fue una mascota negativa, a veces daba también alegrías. Algunas veces en su interior se escondían cuantiosos premios (entre ellos uno de los mejores premios jamás dados por el programa, en 2004, un coche, un apartamento en Oropesa del Mar, Castellón valorado en más de 200.000 euros, y un cheque de 10.000 euros, en total casi un cuarto de millón de euros en premios). Todas las mascotas han sido animadas y creadas por 
José Luis Moro.
En fin, qué decir más que no se haya dicho ya del Un, Dos, Tres. Quienes tuvimos la ocasión de verlo lo recordaremos con mucho cariño, por eso hoy, 40 años más tarde lo recordamos y lo celebramos como si fuese nuestro propio cumpleaños y desearíamos que volviese a reuinirnos de nuevo los viernes por la noche ante el televisor, para hacernos reir, aprender, repartir sonrisas, dinero, coches, ....o 50 bolsas llenas de basura aunque fuese, pero que estuviera ahí porque programas de ese estilo es lo que necesita la sociedad para abandonarse y relajarse del quehacer diario cuando encendemos en nuestras casas el televisor y no la basura que en muchos casos nos meten diariamente hoy. Gente como la que trabajaba allí para mí si son actores y presentadores de televisión y no los que hoy se preocupan de la vida de otros. Por eso quiero acabar con la frase: UN, DOS, TRES,...TE ESPERAMOS OTRA VER

RECOGIDA DE SU SITIO WEB:  RAZIEDDU