MAYRA GOMEZ KEMP: EL UN DOS TRES HECHO PERSONA

Por muchos presentadores que hayan pasado después de ella, y por muchos espacios que ella presentara tras su trabajo en UN, DOS, TRES..., el rostro y sobre todo la voz de Mayra quedará para los restos unida al concurso de Chicho. Mayra puede estar perfectamente en lo más alto en lo que se refiere a presentadoras de televisión. Con Mayra aprendimos a querer al UN DOS TRES porque como bien ha dicho el propio Chicho Ibañez Serrador, el concurso era ella practicamente. Ha sido la mejor presentadora que ha llevado el programa y la que despertó en mí esta inmensa vocación que tantas alegrías y muchos sufrimientos me ha dado. De Mayra siempre tengo un gesto, su toque en la nariz cuando leía la tarjetita. Su risa escandalosa y contagiosa, su simpatía y sobre todo su extraordinaria profesionalidad (siempre me quedaba alucinado como hablaba en inglés o como sus amigos destacan su alucinante memoria) la hacen merecedora del titulo de mejor presentadora de los ochenta y de una de las presentadoras más queridas.

Pero sobre todo hay algo en Mayra que me llama la atención y que la hace más grande si cabe. Tras los tensos momentos que se pudo vivir cuando Chicho decide no contar con Mayra para el concurso en 1991, la cubana permaneció callada y apenas se supo nada de lo que realmente pasó. Tras mucho preguntar, lo único que ha logrado apuntar es que se enteró por EL PAIS que no le presentaría ella.

Hace un par de años, Mayra nos sorprendió con unas declaraciones en las que confesaba que padecía cáncer. Su habla era dificultosa pero con un esfuerzo sobrecogedor, la presentadora poco a poco fue volviendo a hablar mejor y aunque los efectos de la operación de lengua todavía se le notan, su articulación es practicamente perfecta. Hace unos meses, nos contaba que volvía a tener cáncer. Se la veía apagada por primera vez. No nos gustó esa imagen. Porque nos gusta verla reir y escuchar su sonora y tan característica carcajada. #FuerzaMayra y un beso!