Con ustedes... Ruperta

Ruperta es el nombre de la primera mascota del Un, dos, tres... responda otra vez, una calabaza. La calabaza no estaba animada durante la ejecución del programa y simplemente consistía en uno de los premios negativos que podían llevarse los concursantes en la subasta y que significaba, en definitiva, que podían irse del programa sin nada.

El creador de Ruperta fue José Luis Moro, la voz de Ruperta era del propio Narciso Ibáñez Serrador, la cual cantaba al comienzo de cada programa.

Durante la primera etapa Ruperta no existía como tal, aunque sí había un precedente, uno de los premios era una calabaza sin voz ni rostro, una calabaza vulgar que a veces incluía cosas dentro pero casi siempre venía vacía. Durante la segunda etapa (1976-1978) Ruperta se convirtió en la primera mascota del programa, apareciendo cantando durante la cabecera del mismo. A mitad de la tercera etapa el propio Chicho pide que la retiren porque "Ruperta se siente vieja", y en su lugar aparece una bota vieja llamada la Bota Botilde a la cual la siguieron durante los ochenta el Chollo y el Antichollo y el Boom y el Crack. Sin embargo, Ruperta regresaría en 1991 y en todas las etapas que le siguieron, incluída la etapa de 2004, en Un, Dos Tres a leer esta vez, la décima etapa del concurso, con un toque más marcadamente cultural que las etapas anteriores.

En cada programa, por reglamento, debía aparecer en la subasta por lo menos una Ruperta. La calabaza era el símbolo del peor premio del concurso, irse a casa sin nada, aunque en algunas ocasiones, como ocurría con la calabaza muda de la etapa anterior, en el interior de Ruperta podía haber premios dentro, en muchas ocasiones malos, pero en algunas ocasiones bastante buenos. A veces el mejor regalo de la noche lo contenía Ruperta en su interior. El mejor premio que ha dado jamás Ruperta lo dio en 2004, siendo uno de los mejores premios repartidos en la historia del programa: un coche, un apartamento en Oropesa del Mar (provincia de Castellón) y un cheque de 10.000 euros, era en conjunto un premio valorado en más de 300.000 euros. En el último programa de 1994, sin embargo, Ruperta llevaba muchos más premios, aunque en esa ocasión no la ganaron los concursantes